Octubre 26, 2018

El universo de Miriam Ocariz en la Sala Rekalde de Bilbao

Miriam Ocariz expone sus creaciones más allá de la moda en la muestra que acoge la Sala Rekalde de Bilbao.

Sala Rekalde presenta en esta exposición el universo de Miriam Ocariz, su mirada personal y la representación de su naturaleza imaginativa. La muestra supera el mundo del diseño de moda y recorre todo el imaginario creativo de la autora prestando especial atención al dibujo como base de su creación.

Miriam Ocariz es una creadora reconocida en el ámbito de la moda que utiliza como elemento principal de identidad, además de la construcción y el diseño de la prenda, un marcado componente gráfico que se manifiesta a través de diferentes técnicas de estampación, siendo el tejido el soporte fundamental de sus dibujos.

Esta exposición, más allá de la moda, desarrolla un recorrido enfocado en su trabajo creativo más interior y presta una especial atención al dibujo, como fuente inicial y primordial de toda su producción. El dibujo es intervenido y manipulado por la artista en múltiples variaciones: estampados en papel de pared, indumentaria, complementos, ropa de hogar, etc. y, al mismo tiempo, crea todo tipo de objetos, joyas, esculturas e instalaciones. Esto es, su capacidad de analizar y relacionarse con el dibujo deriva en otros soportes más allá de la disciplina del propio dibujo.

El hilo conductor o trama de la exposición es el color, como un nexo de unión que recorre toda la sala. Del blanco al negro y al rojo, pasando por el rosa, color fetiche de Miriam Ocariz, y vuelta a empezar; todos ellos son colores que conforman el universo propio, único y peculiar de la creadora. Lo naif, el humor, la ironía, el drama, lo visceral, lo fantástico y lo real, se entremezclan como lo hacen sus lenguajes plásticos, y siempre el color unido a sus historias ilustradas marcan la narración.

Cada dibujo de Miriam Ocariz nos enseña un episodio de su realidad, una imagen de ese paisaje fantástico y verídico, con el que consigue que el espectador participe de su verdad; a veces, contradictoria, otras, enternecedora, siempre dura y constante, también delicada. Entre el romanticismo y el racionalismo convive en su trabajo y en su vida.

Todo el perímetro de la sala está envuelto por un gran mural que actúa como soporte de la exposición. En él se representan, a través de una amalgama de imágenes dibujadas, diferentes estados emocionales simbolizados en colores y trazos.

También, diversas estancias sirven para plasmar dichos estados en espacios abiertos pero entrelazados entre sí. Los colores ordenan esos momentos vitales, siendo los objetos y los dibujos los que conforman las instalaciones y crean las diferentes escenas, subrayados por las prendas y acompañados de fotografías e imágenes que reflejan un camino de ida y vuelta, un pasado que retorna al presente con vistas venideras. Sala Rekalde se transforma así en un salón de las obsesiones de Miriam Ocariz. 

Del 25 de octubre de 2018 al 03 de febrero de 2019