Septiembre 04, 2017

NICE: moda nórdica por la sostenibilidad

Desde BIAAF estamos comprometidos por realizar un mapeo de la industria de la moda a nivel global. Esta semana hablamos con Tone Skårdal Tobiasson, editora de NICE Fashion.

Resulta complicado describir NICE (Nordic Initiative Clean & Ethical) ya que ha evolucionado y cambiado en los últimos años. Dado el carácter dinámico de la industria de la moda, NICE Fashion ha logrado adaptarse a las exigentes demandas y ha conseguido ser una plataforma  flexible y orgánica.

Nicefashion.org es una herramienta y plataforma que surgió en un origen en Noruega y pronto se convirtió en un Proyecto de cooperación en los países nórdicos. Fue Tone Skårdal Tobiasson, la actual directora de nicefashion.org quien dotó de estructura a NICE. En 2008, se formaliza la creación de Nordic Fashion Association con NICE como su principal proyecto cooperativo. 

Dado que el Ministerio noruego de Igualdad e Infancia (que también es responsable de las cuestiones relacionadas con los consumidores) aportó financiación con el fin de construir un sitio web y una herramienta para los diseñadores, las PYME y los consumidores; Tone pasó a crear el contenido basado en las diferentes etapas del ciclo de vida de la ropa: extracción de fibra, producción, transporte, ventas / marketing, fase de uso y el uso prolongado / reciclaje. Con el paso del tiempo, el sitio fue incorporado al sitio web de la Nordic Fashion Association, pero esto está a punto de cambiar una vez más, ya que NICE está utilizando cada vez más los medios sociales como una plataforma de comunicación más dinámica.

De alguna manera, NICE se ha convertido en un banco de conocimiento, celebrando conferencias, talleres y exposiciones en todo el mundo, desde Lima (Perú) hasta Shanghai, (China) pasando por de Sarajevo (Bosnia-Herzegovina) a Ciudad del Cabo (Sudáfrica). NICE también ha cooperado con diferentes organizaciones internacionales y regionales a fin de tener un mejor conocimiento e investigación disponibles para la toma de decisiones. La última de estas cooperaciones ha sido el proyecto de investigación KRUS, que basa algunos de sus subproyectos en el trabajo realizado para el Consejo Nórdico de Ministros mapeando las iniciativas en la region y hacienda recomendaciones para un sector de la moda más sostenible y resiliente. 

El libro "Opening the Wardrobe", que será lanzado en aproximadamente una semana, lleva los métodos de investigación alrededor de esto al siguiente nivel, es editado por Kate Fletcher (probablemente el autor más leído sobre la moda sostenible) e Ingun Grimstad Klepp líder de KRUS).

"¿Por qué entender los armarios mejor?" Hay muchas razones por las que tiene sentido investigar los acontecimientos y la composición de los armarios, incluyendo: desarrollar mejores prendas de vestir; conocernos mejor; ayudando a otros; la comprensión cada vez mayor de las cuestiones relativas a la apariencia, la democracia y la satisfacción; mejorar el conocimiento detallado sobre la escala, el tipo y la tasa de consumo de ropa; dando una comprensión más diversa y holística del sistema de moda, entre otros.

La sostenibilidad es una crisis política y no técnica. La tecnología por sí sola no puede ayudarnos a salir del lío en el que estamos. Pero reunir las cuestiones sociales, relacionales, materiales y prácticas que se desarrollan en y alrededor de los armarios, tal vez nos permite comprender mejor cómo crear futuros de sostenibilidad para la ropa, y tal vez incluso la vida en general, de una manera nueva.

Esto es lo que NICE se centrará en el futuro. Cómo lo hacemos, todavía está por desarrollarse. Estamos en un modo de aprendizaje, abierto a nuevos y emocionantes enfoques. Entre otros proyectos que hemos "acogido" que han llamado la atención internacional es el "VikingGold", donde el acercamiento a nuestro patrimonio textil y cultural (donde los textiles eran los activos más valiosos que uno podía poseer) es de interés cuando se mira hacia el futuro - donde un resurgimiento de amor por nuestros armarios y next-to-skin necesitan ser revitalizados. Únicamente, podremos "salvar" esta maravillosa industria con grandes posibilidades llamado moda, a través de repensar nuestra relación con nuestras prendas de vestir y patrones de consumo, nuestro conocimiento de la tela y el diseño.